Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Lula libre: la necesidad de unidad contra Bolsonaro y de construir una nueva izquierda

Tras la decisión del Supremo Tribunal Federal sobre el arresto después de la segunda instancia, el juez Danilo Pereira Júnior aceptó el viernes (8) la solicitud de defensa del ex presidente de la República Luiz Inácio Lula da Silva y revocó su arresto. La decisión de la Corte Suprema tuvo bases constitucionales y concluyó, el jueves (7), la votación que evaluó la posibilidad de arrestar a los acusados después de las decisiones de la corte en segunda instancia o solo después de la sentencia final con un puntaje de 6 votos a 5. El fallo es un triunfo democrático contra la manipulación política y podría liberar a miles de personas que no tenían derecho a un debido juicio, como Lula, así como a activistas como DJ Rennan da Penha, Rafael Braga y muchos otros.

Somos una corriente fundadora del PSOL, un partido creado para continuar levantando banderas de izquierda y socialistas en una lucha contra el curso del gobierno del PT que, en una coalición con los grandes capitalistas, implementó un proyecto social-liberal en el país. Esta coalición finalmente colapsó por razones profundas que no podemos detallar aquí en esta breve nota. PSOL se postuló y se afirmó como un polo de izquierda. Aún así, saludamos la libertación de Lula.

El proceso de Lula fue político. Las revelaciones de Glenn Greenwald ilustran cómo el proceso fue injusto y casuística, con la intención de retirar contienda electoral de Lula 2018. Tal condición ha sido denunciado por nosotros, incluso en el momento de su detención, como base fundamental para el elemento de distorsión del proceso electoral en su conjunto. En un país donde tenemos a Bolsonaro como presidente, con sus provocaciones y tentaciones autoritarias, no hay una base política que justifique el arresto de Lula. Aunque hemos sido inflexibles en la oposición a la gestión de Lula como presidente del país y sus espurios tratos con los principales constructores y contratistas, consideramos su arresto como una persecución política.

La liberación de Lula, además de la decisión constitucional de la Corte Suprema, sigue una nueva situación política, en la que se combinan dos factores: a) una nueva situación política en América Latina: la rebelión indígena de Ecuador, la derrota electoral de Macri, el levantamiento chileno y los cambios en curso en países como Colombia y Perú, que influyen en la coyuntura brasileña y por la cual Bolsonaro y su proyecto; b) la búsqueda de un sector de la casta política y la élite brasileña para un pacto para estabilizar la situación.  Ya sea como medida de precaución para evitar la radicalización masiva a la Chile en Brasil, o para dar un impulso a la decisión de Toffoli, aliviando las penas de corrupción, la búsqueda de pactos abre la hipótesis de que Lula recupera su antiguo papel de agente de conciliación de clases y de sectores políticos. El propio Toffoli ha sido un articulador de los intentos de estabilizar el gobierno burgués, salvando al propio Flavio Bolsonaro de las investigaciones y señalando al gobierno que hay apoyo de la Corte Suprema de que todo sigue como está.

En este nuevo escenario, con Lula libre, el bolsonarismo intentará aparecer como defensor de la justicia. Pero una parte importante de la gente ya no sigue sus mentiras. La libertad de Lula es un acto justo y democrático, especialmente porque el más interesado en su arresto es un gobierno criminal. Contra Bolsonaro, siempre estaremos con Lula cuando el gobierno quiera perseguirlo por su papel de líder de masas en oposición al autoritarismo del proyecto de extrema derecha. En este sentido, su libertad es una victoria para todos nosotros. Bolsonaro es nuestro enemigo común. En este sentido, seguiremos la orientación señalada en nuestros documentos: coordinar todas las fuerzas para derrotar a Bolsonaro y la extrema derecha. Y la unidad más amplia en este caso es más que necesaria, por supuesto, también con Lula y los suyos, en interés de las luchas democráticas y sociales.

Pero advertimos a los activistas: la estrategia de Lula de cooperar con bancos, contratistas y grandes capitalistas fue una pauta que desarmó a la clase trabajadora, organizando una derrota que no era de proporciones históricas, porque estamos de pie y luchando, pero fue una derrota. lo que llevó a una gran parte de la gente a una confusión tal que resultó en una tragedia como lo fue el gobierno de Bolsonaro. Y que ahora, para superar esta tragedia, es necesario construir una izquierda que no tenga una estrategia de colaboración de clase.

Conocemos la orientación de Lula. De esta manera, continuaremos nuestro camino como una izquierda independiente, marchando en separado, pero buscando la unidad para atacar juntos, cuando tengamos acuerdos contra Bolsonaro y la extrema derecha. Tenemos que fortalecer una oposición real a Bolsonaro, como una tarea imprescindible.

Continuamos en las calles para vencer el proyecto que lleva a Brasil al caos, que quiere poner fin a nuestros derechos, nuestra soberanía, nuestra naturaleza y nuestra dignidad.

 

Secretariado Nacional del MES (Movimiento Socialista de Izquierda, corriente política fundadora del PSOL).

 

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder