Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Carta de las familias de las víctimas del golpe de estado en Bolivia

El Alto – Bolívia, diciembre 6 de 2019

Señora

JEANINE AÑEZ

PRESIDENTA TRANSITORIA DEL

ESTADO PLURINACIONAL

REF. AL AMPARO DE LOS ARTS 13,24 Y 113 DE LA CPE, RECHAZAMOS EL DS 4100, RATIFICAMOS NUESTRO PLIEGO PETITORIO Y PEDIMOS MEDIADORES INTERNACIONALES

De nuestra mayor consideración,

«Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la família humana» (PREAMBULO DUDDHH)

Las familias alteñas, quienes sufrimos el dolor desgarrador por el asesinato de nuestros seres amados ocurrido desde 11 de noviembre de 2019 hasta la fecha, no podemos callar por la violación de los derechos humanos que sufrimos, por un principio de dignidad exigimos justicia y reparación integral al Gobierno de Transición, que su persona dirige.

Es necesario recordar a su Autoridad y a los Ministros que le colaboran, que el Art. 13 de la CPE, ordena «los derechos reconocidos por esta Constitución son inviolables, universales, interdependientes, indivisibles y progresivos. El Estado tiene el deber de promoverlos, protegerlos y respetarlos». El DS 4100 desconoce los mandatos constitucionales de universalidad, interdependencia y progresividad. El DS 4100 no demuestra interdependencia y indivisibilad en todos sus artículos, menos con la Carta Magna, por tanto afecta nuestros derechos humanos. El DS 41000 no re-afirma la promoción, protección y respeto de los derechos humanos de las vitimas de la masacre de Senkata (Ciudad de El Alto-La Paz) tampo hace referencia a la progresividad de derechos, porque cada caso de fallecidos y heridos no son los mismos casos, cada uno tiene una particularidad que le hace única.

Previa a la promulgación del DS 4100, las víctimas de la masacre de Senkata Ciudad de El Alto-La Paz) y la ADPDH-El Alto, presentamos un pliego petitorio de 8 puntos, el cual por mandato del art 24 de la CPE, debió tener una respuesta formal y oportuna, lamentamos la falta de respuesta por parte de los cinco ministros (salud, defensa, presidencia, economía, justicia) demostrándonos que fuimos discriminados y menospreciados por nuestra condición de dolientes y heridos con armas de fuego utilizadas por los militares y policías. El decreto cuestionado nos revictimiza, nos discrimina y nos denigra en nuestra dignidad como seres humanos.

Por orden del Art. 113 de la CPE «la vulneración de derechos concede a las víctimas el derecho a la indemnización, reparación y resarcimiento de daños y perjuicios en forma oportuna». Los fallecidos (asesinados) y heridos, fueron agredidos en su dignidad, alguunos perdieron el derecho fundante «la vida», los heridos fueron objeto de menosprecio de su vida y dignidad. El DS 4100, no demuestra una meridiana referencia al resarcimiento de daños y perjuicios hacia los heridos y fallecidos. El DS 4100 solo hace énfasis en la indemnización, presumiendo que la vida tiene un precio económico de  cincuenta mil bolivianos., menospreciando el dolor de las famílias dolientes que piden una reparación integral, confrontando a los heridos y sus familias porque a ellos no se les indemniza, no se los repara ni se los resarcirá por los daños y perjuicios sufidos. Lo perverso del DS 4100, está en el expreso chantaje a las víctimas (fallecidos-heridos) al disponer que al recibir la indemnización y atención medica, expresamente estaríamos renunciando a reclamos internacionales, es decir que el DS 4100, deliberadamente prohíbe el derecho que todo ciudadano tiene a la reparación y nos prohíbe que acudamos con nuestra quejas a la CIDH, NNUU, COMISIONES, RELATORIAS, PARLASUR y otras similares. Demostrando nuevamente que somos objeto de violación de nuestros derechos humanos.

Sobre la base de los tres articulos constitucionales, las familias dolientes, las familias de los heridos y los heridos «RECHAZAMOS EL DS 4100, PORQUE VULNERA O VIOLA NUESTROS DERECHOS HUMANOS», derechos consagrados en los instrumentos regionales e internacionales de Derechos Humanos. Por tanto pedimos una mesa de diálogo en lo que sean MEDIADORES los representantes de la CIDH, NNUU, PARLASUR, para debatir este asunto de derecho y justicia, por lo cual ratificamos nuestro pliego petitorio que sus Ministros no pudieron o no quisieron debatir democráticamente.

1- Identificación y sanción penal a los asesinos de nuestros familiares, sean militares-policías-autoridades políticas, desde el 11 de noviembre de 2019 hasta la fecha.

2- Renta o Bono vitalicio a todas las famílias víctimas, previa valoración socio-económica.

3- Se propone como base económica para la Renta o Bono Vitalício, el salário mínimo establecido por el Ministerio de Trabajo, siendo la Renta o Bono incrementado progresivamente de acuerdo a la Ley.

4- Facilidades en becas de estudio a los hijos de las victimas (fallecidos-heridos).

5- Facilidades de reprogramación de deudas bancarias o cancelación de la deuda bancária por el Gobierno en imposibilidad familiar para la cancelación de la deuda bancaria.

6- Atención médica y provisión de medicamentos a todas las víctimas hasta su restablecimiento.

7- Provisión de alimentos de EMAPA hasta el restablecimiento de las víctimas.

8- Todos estos puntos sean elevados a Decreto Supremo o Ley.

Nos despedimos de su Autoridad con las atenciones del caso

DEYVID POSTO CUSI

ANTONIO QUISPE TICONA

CLEMENTE MAMANI SANTANDER

JOEL COLQUE PATTY

PEDRO QUISBERT MAMANI

JUAN TENORIO MAMANI 

RUDI VASQUEZ CONDORI

MILTON DAVID ZENTENO JIRONDA

EDWIN JAMACHI PANIAGUA

CALIXTO HUANACO AGUILARIO

ASAMBLEA PERMANENTE DE LOS DERECHOS HUMANOS EL ALTO Y APDH ACHACACHI – BOLÍVIA

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder