Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

Argelia: una elección presidencial para garantizar la continuidad del sistema

Argelia: una elección presidencial para garantizar la continuidad del sistema

Incluso antes del 12 de diciembre, en París, Nueva York e incluso en Montreal, con una temperatura de 13 ° C bajo cero, los argelinos se concentraron frente a los colegios electorales para sensibilizar a los votantes para que no apoyaran la farsa electoral. Querían, incluso desde la distancia, dar un ejemplo para el pueblo argelino. Esto le ha dado a la población confianza para disputar estas elecciones presidenciales convocadas por el poder con el único propósito de garantizar su continuidad.

El 22 de febrero de 2019 fue la primera vez que la gente se movilizó en todo el país desde la Independencia. Fue una revuelta contra la humillación de ser gobernado por los muertos vivientes, una foto en un marco [1]. La candidatura de Bouteflika fue la gota que colmó el vaso después de 20 años de deriva monárquica, políticas de empobrecimiento de las grandes masas y la regresión de todas las libertades fundamentales. Atacó sindicatos, asociaciones, que fueron fagocitadas por el poder. Se rompió toda intermediación social, en beneficio de un consenso monárquico.

Una gran cantidad de empresas estatales fueron vendidas a los nuevos ricos. Bouteflika trató de emanciparse del ejército, acelerando la guerra de clanes para definir quién redistribuirá los ingresos del petróleo y en beneficio de quién. La guerra civil produjo una profunda crisis, con la imposibilidad de acción política. Algunas regiones resistieron, en 2001 en Kabylia en particular, pero el proceso no fue generalizado. La situación actual es producto de estos elementos.

Un movimiento que nunca se detiene

En el primer intento de elecciones presidenciales a principios de marzo de 2019, la gente se dio cuenta de su fuerza, especialmente alrededor del 8 de marzo y de la huelga general que condujo a una división en el régimen que resultó en el sacrificio de Bouteflika, quien encarnó el nuevo burguesía financiera. La salida de Bouteflika reforzó la confianza de la gente. Esto llevó al fracaso de las elecciones de julio, porque la gente sintió que la ruptura con el poder no se podía lograr a través de una elección presidencial.

Durante el verano, el régimen trató de recuperarse. El 12 de septiembre, el Jefe de Gabinete decidió convocar elecciones, y el Presidente del Frente, Bensalah, convocó a las elecciones del 12 de diciembre. Durante ese tiempo, las manifestaciones continuaron en Argel, como en el resto del país a pesar del calor sofocante (50 ° C en Biskra) todas las semanas. La gente formuló sus afirmaciones: «Yetnahaw Ga3» («¡Fuera de todos!»), «Yethasbou Ga3» («Encadena en ellos») y «el Blad Bladna N’dirou raina» («El país es nuestro, y nosotros lo gobernamos»). Detrás de este eslogan está el entendimiento de que la independencia fue confiscada por el «ejército fronterizo» [2], la única fuerza política organizada en ese momento. Se dice que mientras toda la población era delgada, estos «djoundis fronterizos» eran gordos. Nunca se consultó a la gente sobre cómo construir Argelia. Los intentos de redactar una constitución en 1963 fueron controlados por los militares.

El 13 de octubre, el día en que se presentó el proyecto de ley de hidrocarburos, la movilización fue significativa y el lema «vendieron el país» tomó aún más fuerza. Se planteó la cuestión social. El 1 de noviembre, aniversario del comienzo de la Guerra de la Independencia, la gente salió a la calle para decir «queremos continuar nuestra revolución», «queremos tomar el poder», denunciando el poder actual como agente del colonialismo francés, Macron y Total. ¡La ley fue escrita por una firma consultora estadounidense! También hubo movilizaciones contra la ley de finanzas. Un eslogan resume bien la situación: «gas de esquisto para los estadounidenses, gas natural para los franceses y para los argelinos, gas lacrimógeno».

Una elección ilegítima

El jueves 12 de diciembre, día de las elecciones, hubo grandes movilizaciones, entre las más grandes desde que comenzó el movimiento. Pero nadie habló de eso en Francia, porque los únicos aliados del régimen son Francia, Estados Unidos, China, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. No tiene apoyo popular.

Hubo cooptación: el Consejo Constitucional, designado por Bouteflika, hizo una fatwa para extender el mandato de Bensalah y el gobierno y cambiar la composición del gobierno. La elección del 12 de diciembre fue organizada por un gobierno ilegítimo, por un presidente ilegítimo, incluso desde el punto de vista de la Constitución (que de hecho dejó de aplicarse desde el 5 de julio), convocada desde un cuartel, para cooptar títeres y asegurar la continuidad del régimen neoliberal y antidemocrático.

Los sitios electorales en Francia estaban protegidos por la policía antidisturbios francesa, mientras que los argelinos se manifestaron pacíficamente frente a la embajada en París. En Argelia, dicen que votaron 9 millones de personas, o el 39,9% de la participación. Pero ninguno de los 8 canales de televisión logró transmitir imágenes de personas votando. Vimos soldados bien disciplinados haciendo cola, yendo a votar, pero nada más. ¡En Béjaïa, para ir a votar, rompieron el muro entre los barracones y la escuela, en lugar de pasar por la calle! El canal Al Magharibia, de influencia islamista, que apoya el movimiento y las transmisiones desde París, fue suspendido en octubre pasado con el acuerdo del gobierno francés.

En las dos semanas previas a las elecciones, hubo un bombardeo mediático: se habló de preocupación por los islamistas, pero hoy no representan nada. Nos dijeron que el movimiento era un desorden de Kabyle, pero se hicieron arrestos en todas partes … y la bandera de Kabyle se levantó en todo el país. ¡El gobierno denunció una supuesta intervención extranjera, pero todos recuerdan que los ministros franceses vinieron durante años para explicarnos que nuestro presidente era lúcido, inteligente, que tenía una gran cultura cuando ya era un vegetal! También se basaron en una resolución del Parlamento Europeo que pedía la «liberación inmediata e incondicional de todos los acusados de ejercer su derecho a la libertad de expresión», para incitar al nacionalismo y organizar manifestaciones de poder … cuando el poder tiene acuerdos injustos con Unión Europea, por ejemplo, la implementación del sistema LMD en la educación universitaria, que ayuda a bloquear el futuro de la juventud argelina.

Tebboune, en su discurso de inauguración, saludó a los empresarios. No saludó a las personas que luchaban, ni a los trabajadores, ni a los desempleados, ni a las mujeres, ni siquiera a los constituyentes. Por el contrario, trató de alentar el nacionalismo de la gente. En la noche de las elecciones, cuando Macron tomó «nota de la elección del Sr. Tebboune» y el Sr. Tebboune respondió: «No responderé […], fui elegido por el pueblo argelino y solo reconozco al pueblo argelino» … luego pasaron una hora al teléfono … Como dice Mohammed Harbi, Francia no dejó Argelia, vino con el capitalismo, se fue y se fue del capitalismo.

Politización sin alternativa, sin programa político

El 12 de diciembre, el gobierno cooptó a un presidente, Tebboune, que encarna la continuidad del sistema y los abismos de la burocracia argelina, ex ministro del Interior, ex ministro de Vivienda (un sector que rinde), ex primer ministro de Bouteflika. La gente no acepta a este presidente. El viernes 13, los manifestantes llegaron con bolsas de harina y se pusieron harina en la cara porque el hijo de Tebboune está involucrado en un caso de tráfico de cocaína. La mayoría de las consignas se refieren a la ilegitimidad del presidente. Pero la retórica dominante que se propaga en particular en los medios es el alivio de tener finalmente un presidente. Habrá un revés para la movilización. Esto ya sucedió cuando Bouteflika renunció, porque parte de la gente se puso de pie solo contra la humillación, y fueron los jóvenes quienes impulsaron el movimiento hacia adelante, frente a las capas más acomodadas. En marzo, abril y mayo, la emigración clandestina («Harraga») prácticamente desapareció de las estadísticas, porque había una esperanza de cambio, pero aumentaba nuevamente durante el verano.

El movimiento es pacifista porque la gente sabe que no está en condiciones de enfrentar el poder militarmente. La fuerza de la movilización es el carácter masivo de las manifestaciones del viernes. El 12 de diciembre, 450 jóvenes fueron arrestados en Orán. En Bejaïa, se organizó una huelga general, con la participación de los sindicatos, antes del 12 de diciembre. Esta región, que ha acumulado tradiciones organizativas desde la década de 1980, con autoorganización, con manifestaciones el 1 de mayo, con los mártires de las movilizaciones de la década de 1980, tiene el papel de allanar el camino para todo el país.

El movimiento es fundamentalmente democrático. Pero no hay una brecha entre los problemas democráticos y sociales. En febrero, el PST fue la única organización que avanzó en el tema de la Asamblea Constituyente. Una de las funciones del Pacto por la Alternativa Democrática en la que participamos es estructurar el debate, no lo dejamos en manos de especialistas y tecnócratas. Algunas organizaciones del Pacto creían que la transición podría pasar por una elección presidencial …, pero el movimiento los obligó a evolucionar. Otros quieren negociar con Tebboune, quien seguramente hará ofertas. Pero hasta ahora la fuerza del movimiento ha impedido tal negociación, porque su punto de partida es el final del sistema, y la única negociación posible es sobre la modalidad del final, la transición.

Ha surgido una nueva Argelia

En cuanto a las perspectivas, hubo una batalla, una primera mitad, que terminó. Vamos a entrar en una segunda batalla, para terminar con el sistema. El movimiento está produciendo sus propias alternativas. La alternativa, la llamamos la Asamblea Constituyente Soberana, en términos de redefinir la Argelia del mañana, como la ven hoy los jóvenes. Repensar todas las cuestiones democráticas y sociales: la situación de la mujer, que es un tema muy importante, el lugar de la religión, el derecho al trabajo, la distribución de la riqueza. Estamos hablando de un proceso constituyente soberano porque debe tener lugar bajo control popular, no debe ser elaborado por especialistas. Debe ser desarrollado por personas organizadas. Y la gente comienza a organizarse a su propio ritmo: con debates públicos en muchas ciudades en particular. Cualquiera sea el resultado del movimiento, habrá una nueva forma de organizarse, de hacer política.

Las personas no están organizadas según un concepto, sino según la realidad de la situación, las necesidades. Por ejemplo, en 2001, el movimiento comenzó el 18 de abril y el 25 de abril salió el primer llamado a la autoorganización. Se organizó para enfrentar la muerte de los jóvenes y convertir los disturbios en acciones conscientes. Los primeros comités populares organizaron la recuperación de neumáticos, tabaco, etc. saqueado durante los disturbios. Y, más fundamentalmente, enfrentar la represión. Pero también fue el resultado de la experiencia de la generación militante de la década de 1980. El movimiento actual tomará otro camino. La autoorganización existe hoy en día en temas democráticos, especialmente la liberación de prisioneros, la solidaridad con las familias necesitadas, el pago y el transporte de abogados y manifestantes a los juicios y al debate … También fue embrionario, pero muy efectivo al tratar de evitar las elecciones del 12 de diciembre.

Si hay un proceso constituyente, la autoorganización también ocupará todo su lugar, ya que no depende del aparato estatal organizar las elecciones, depende de la gente hacerlo, porque es la única garantía para prevenir el fraude e imponer el control popular sobre los representantes. elegido. La conciencia de hoy no tiene precedentes desde la independencia.

[1] Bouteflika a tiempo no participó en ningún evento público, siendo representada por un retrato
[2] Este ejército de 35,000 hombres bien armados, liderados por el Coronel Boumédiène, estuvo estacionado durante la guerra de independencia fuera de las fronteras de Argelia (parte en Marruecos y parte en Túnez) y jugó poco papel en el conflicto. Esto generó una fuerte oposición y resentimiento por la resistencia interna, que carecía de refuerzos y armas, y culpó al «ejército fronterizo» por su aislamiento. Desde los primeros días de la independencia, el «ejército fronterizo» se convirtió en el ejército argelino y fue el brazo de la militarización de la sociedad argelina, con, entre otros episodios, el golpe de estado de Boumédiène contra Ben Bella.

 

 

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder