Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

SUIZA: UN PUNTO FUERA DE LA CUARENTENA EUROPEA

Suiza. País consolidado en el siglo XIX y situado en el centro de Europa, entre Francia, Alemania, Italia y Austria. Una federación de cantones (similar a nuestros estados); conocida por su alta calidad de vida, su relojería, sus chocolates y una referencia en la diplomacia y las relaciones con otros países. En la escena política, uno de los momentos en que Suiza aparece a menudo en las noticias brasileñas es durante los Foros Económicos Mundiales, que reúnen una vez al año en los Alpes suizos a dirigentes de todo el mundo.

En este país, considerado como un modelo para muchos, la crisis del virus de la corona ha demostrado que la estabilidad propagada no tiene una base de apoyo tan sólida o al menos no tan accesible como imaginábamos. En Suiza no existe un sistema de salud pública; allí la población está obligada por ley a tener un plan de salud privado bajo pena de multas en efectivo. En cuanto a las medidas de prevención del virus, el congreso sería la institución capaz de organizar acciones de salud pública a nivel nacional, sin embargo, se encuentra en cuarentena, a diferencia de la mayoría de la población del país que se ve obligada a seguir trabajando normalmente.

Bajo el manto del diálogo y la diplomacia, las clases poderosas de Suiza imponen desde hace años duras condiciones de trabajo a la población: no hay derecho de huelga, no existe un piso nacional para el salario mínimo ni siquiera cierto control sobre la carga de trabajo de los trabajadores, lo que a veces da lugar a cargas que superan las 60 horas semanales. Según la narración de los anteriores, todo puede resolverse en un diálogo diplomático entre el jefe y el empleado, pero en la práctica, los índices de enfermedades mentales y suicidios de trabajadores y trabajadoras van en aumento.

Es en medio de este escenario casi paradójico que miles de personas han hecho sus primeras experiencias con la política, en un país que hasta hace poco no tenía tradición de movilizaciones populares, pero que en la historia reciente se ha convertido en escenario de constantes manifestaciones sobre diversas agendas y temas, con énfasis en la lucha de las mujeres expresada en las huelgas masivas feministas de los últimos años, el 8 de marzo y las huelgas en defensa del clima – ambas demostrando la necesidad de organizarse colectivamente y con intensa participación e inserción de nuestros compañeros de SolidaritéS.

Ahora bien, a falta de una fuerza nacional, la disputa es que se tomen medidas en cada uno de los llamados cantones para proteger a la población de COVID-19, incluyendo no sólo la cuarentena horizontal, sino también la organización de un grupo de trabajo nacional formado por diputados federales para coordinar las acciones anticoronavirus, la implementación de ingresos básicos para la población, así como la inyección de dinero estatal para la prevención y el cuidado de los enfermos, en las mismas proporciones que ha inyectado en forma de ayuda a las empresas privadas, etc.

Por nuestra parte, nuestra más sincera solidaridad con nuestros compañeros de SolidaritéS.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder