Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento Portal de la Izquierda en Movimiento

DÍA MUNDIAL DE LA SALUD: DEFENDER EL SUS Y LA VIDA

Hace aproximadamente un mes, la OMS informaba sobre el estado de una pandemia mundial causada por el nuevo coronavirus. Desde que se registraron los primeros casos en China, la propagación por toda Europa y la consolidación de los EE.UU. como epicentro de la crisis, la pandemia puso el mundo patas arriba y cambió toda la atmósfera geopolítica que habíamos conocido hasta entonces. El mundo que conocíamos antes de Covid-19 ya no existe. Y los escenarios post-pandémicos son todavía desconocidos.

El lastre de la muerte, el pánico y el sufrimiento es una marca indeleble de la situación actual. Colapso de los sistemas de salud, bloqueo, economía inversa y más de 1 millón de personas infectadas en el mundo. No sabemos hasta cuándo el Covid-19 dejará su huella, pero es necesario que ahora podamos sacar lecciones del escenario actual. El nuevo coronavirus ha despojado de los tentáculos de un sistema económico global regido por una receta neoliberal individualista y privatizadora cuya lógica de mercantilización de la vida está en jaque ante las exigencias que están surgiendo en medio de la pandemia.

Los países asiáticos y europeos, e incluso los Estados Unidos, han tenido que recurrir a grandes inversiones públicas para garantizar ingresos básicos de emergencia y garantizar condiciones concretas para estrategias rigurosas de aislamiento social y contención del virus. En algunos países se han nacionalizado camas privadas, se han aplazado las deudas públicas y se han instituido medidas para proteger los salarios y garantizar los puestos de trabajo.

En Brasil, tenemos un activo: un Sistema Único de Salud, público, con acceso universal y que atiende a los brasileños indistintamente en todo el territorio nacional, desde los grandes centros urbanos hasta los distritos sanitarios indígenas. Sin embargo, desde hace más de treinta años, este mismo sistema, que nunca fue ÚNICO dada la conflictiva expansión del capital privado en la salud, debe resistir firmemente las políticas de desguace aplicadas desde su génesis.

En el contexto brasileño, todavía tenemos otro agravante: un gobierno federal alineado con una mezquina élite está dispuesto a utilizar la vida de los trabajadores brasileños como un escudo para mantener los privilegios de los rentistas y los grandes empresarios, en contra de las recomendaciones de la propia Organización Mundial de la Salud en cuanto a las normas de cuarentena y distanciamiento social.

Difundiendo noticias falsas y caminando en la dirección opuesta a la ciencia, el gobierno de Bolsonaro se consolida como una vergüenza internacional en la lucha contra Covid-19, generando conflictos innecesarios y burlándose de la clase obrera, evitando proponer medidas económicas de emergencia para preservar los salarios y los puestos de trabajo, mientras rescata las arcas de los bancos y las grandes empresas. Hoy en día, en el Brasil, Bolsonaro y sus secuaces son los mayores obstáculos para hacer frente a la pandemia y la impugnación se ha convertido en una tarea de emergencia diaria, que ya cuenta con aproximadamente un millón de firmas y su agenda está en el orden del día.

Las próximas semanas seguirán siendo el período de difusión del virus en el Brasil, en medio de la desigualdad socioeconómica, la falta de saneamiento básico y el trabajo precario. Los pronósticos son aterradores y nuestra posición irrefutable es la defensa de la vida como principio humanitario, la defensa del SUS como proyecto emancipador y la defensa de la democracia como tarea política.

Que los aplausos de los profesionales de la salud se transformen en el motor de un esfuerzo colectivo a favor de un plan de emergencia para combatir el Covid-19 capaz de cumplir las recomendaciones científicas mundiales, la aplicación inmediata de la renta básica de emergencia, las estrategias para controlar la propagación del virus en los barrios marginales y las periferias urbanas, las medidas para controlar y proteger a los pueblos tradicionales y garantizar condiciones de trabajo dignas para los profesionales de la salud con un suministro adecuado de EPI, la ampliación de las camas de las UCI y las inversiones públicas para evitar el colapso del Sistema Único de Salud.

Una nueva página para apoyar y construir nuevas alternativas en Latinoamérica y en el mundo, defendiendo el poder de los trabajadores y el pueblo contra el 1% de ricos y privilegiados, y una sociedad sin explotación.

Secretaría de redacción

  • Pedro Fuentes
  • Bernardo Corrêa
  • Charles Rosa
  • Clara Baeder